Sin lugar a dudas, Ricardo Legorreta es uno de los arquitectos mexicanos más importantes de nuestro tiempo. Falleció a la edad de 80 años en 2011 en la Ciudad de México, dejando un impresionante conjunto de edificios diseñados por él y por la renombrada firma de arquitectos bajo su mismo apellido.

Ricardo Legorreta fundó en 1965 el despacho Legorreta arquitectos, que cambió en Legorreta+Legorreta. Su hijo Víctor Legorreta se incorporo a principios de los años 90, encabezando un grupo de jóvenes arquitectos y junto con su padre dirigieron el diseño de todos los proyectos, incluyendo la Torre BBVA Bancomer.

Hace tres años Víctor Legorreta quedó al frente del despacho, continuando con el estilo y filosofía de su fundador, Ricardo Legorreta

“Comparto la filosofía que tenía mi papá de hacer una arquitectura humana que  cumple una función social, la de hacer edificios para que las personas vivan mejor. Buscar una arquitectura que no pase de moda y que tenga valores mexicanos.  Todo eso pienso que sigue siendo muy válido”. Víctor Legorreta en entrevista con Expansión

La obra de la Legorreta es un ejemplo de continuidad y evolución, desde el hotel Camino Real (1968) hasta la Torre Ejecutiva BBVA Bancomer (2010). Sin duda, su influencia ha sido la más fuerte y extendida en la arquitectura mexicana contemporánea.

En general, se puede afirmar que las obras del destacado arquitecto comparten entre ellas las siguientes características: colores de tonalidades encendidas, iluminación en armonía con los espacios interiores y exteriores y la utilización del agua como elemento estético de los edificios.

A continuación, sus obras más representativas:

Hotel Camino Real De Polanco

El Hotel Camino Real de la Ciudad de México ubicado en la zona de Polanco, es quizás la obra clásica por excelencia de este notable arquitecto, siendo el primero de una serie de hoteles que proyectó para esta cadena. Inaugurado el 25 de julio de 1968, este hotel-museo, definido así por el mismo arquitecto, fue construido en un estilo arquitectónico muy propio de Ricardo Legorreta.

Camino Real polancoFotografía de: Katsuhisa Kida

Con obras de arte y antigüedades distribuidas por el hotel estratégicamente, con sus 33,000 m2 de jardines, piscinas, fuentes y patios, este proyecto mexicano constituye un verdadero refugio en la vida de la ciudad. 

Intencionalmente hizo que fuese imposible apreciar este proyecto en su totalidad, para ir descubriéndolo de a poco, al recorrer a través de los cálidos colores, rincones, juegos de luces y los detalles que acompañan en cada momento al visitante.

Papalote Museo Del Niño

Papalote Museo del Niño es un conjunto armónico de formas geométricas de grandes dimensiones como la esfera, los cubos y las pirámides; todas ellas recubiertas con azulejos mexicanos azules, amarillos y naranjas que juntos forman grecas al estilo mudéjar, muy parecidas a la decoración de los conventos del siglo XVI.

Papalote Museo del Niño

El edificio de Papalote, vincula la arquitectura con el diseño y da una personalidad distintiva al espacio como referente obligado para el juego, el aprendizaje y la convivencia de muchas generaciones de niños y familias.

En el patio central sobresale la chimenea que perteneció a la antigua fábrica de vidrio, y que el arquitecto decidió conservar como parte de la memoria urbana. También se ubica aquí un espejo de agua con esculturas de José Antonio Gurtubay.

Edificio De Posgrado De La Facultad De Economía, UNAM

La nueva sede del posgrado está sobre una superficie construida de cinco mil 529 metros cuadrados, y se localiza al sur de Ciudad Universitaria, en el Circuito Administrativo Exterior que colinda con avenida Insurgentes. Alberga a 234 estudiantes. Consta de 102 cubículos y 11 aulas didácticas de las que dos están dotadas de equipos modernos para impartir clases con ayuda de la informática.

 Edificio De Posgrado De La Facultad De Economía, UNAMFotografía de: c13studio

“Gracias a la generosidad de un ex universitario se presentó la oportunidad de diseñar espacios para mi alma máter.

Fui la última generación que estudió en la calle de Academia en el centro histórico y tuve el privilegio de atestiguar la creación de la Ciudad Universitaria. Ahora tenemos el honor y la responsabilidad de contribuir a esa obra maestra recién nombrada Patrimonio de la Humanidad.” Ricardo Legorreta

Fábrica Renault

La fábrica Renault se encuentra en el desierto en Gómez Palacio, México. Ricardo Legorreta reaccionó ante el respeto y la magia del desierto que absorbe al ser humano.

Fábrica RenaultFotografía de: Armando Salas Portugal

Este complejo tiene 50,000 m2 y parece ser tan vasto e infinito como el mismo desierto. El misterio y soledad del desierto sugirieron el carácter propio del edificio, el cual depende de las elegantes formas del muro. El acceso es dramático, un largo y bajo muro yace detrás de las ondeantes dunas de arenas.

“El desierto es mágico, es imposible describirlo, sólo te absorbe. Me encontré con desierto y muro que nunca terminan. No quise suavizar esta emoción, así que en lugar de poner plantas ornamentales en las áreas abiertas, cubrimos el sitio con piedra de río, en lugar de un color tenue, usamos el rojo. en lugar de pelear con el desierto, lo complementamos.” Ricardo Legorreta

Catedral Metropolitana De Managua

Algunas experiencias de la vida perduran para siempre en la memoria. La Catedral de Managua en Costa Rica es una de ellas.

Catedral Metropolitana De Managua
Fotografía de: Lourdes Legorreta

La construcción en su emplazamiento actual fue diseñada por Ricardo Legorreta, al sureste de la Laguna de Tiscapa, inició en 1991 ya que desde el terremoto del 23 de diciembre de 1972, la original Catedral de Santiago de Managua, conocida actualmente como Antigua Catedral de Managua y que estuvo dedicada al Apóstol Santiago, quedó semidestruída y fuera de servicio.

Bajo la promoción y soporte del Sr. Tom Monaghan, dueño de la cadena Domino’s Pizza, la Catedral se convirtió en mucho más que un edificio; se convirtió en un símbolo de fe, en el esfuerzo de los fieles católicos, en la devoción de un Cardenal y en la esperanza de un pueblo lastimado.

Obra inspirada en la Basílica del Santo Sepulcro, de Jerusalén, Israel, para hacer las cúpulas. La construcción inició en agosto de 1991 y terminó dos años después en agosto de 1993.

 Hotel Boutique La Purificadora

La Purificadora, es el nombre original que alberga a la propuesta hotelera más vanguardista en Puebla ubicada en un edificio histórico colonial de 1800. El bello recinto solía ser una fábrica de hielo donde el agua era embotellada y purificada por medio de la producción del hielo. 

Hotel Boutique La Purificadora
Fotografía de: Undine Pröhl

El proyecto consiste en un gran patio lateral, que el edificio en forma de “L” rodea en todos sus niveles; en planta baja, funcionando como zona de estar, es una prolongación de la altura del Restaurante-Bar y la Recepción-Tienda; en los niveles 2 y 3 siendo un vacío que limita las circulaciones a las habitaciones y en el cuarto nivel limitando la zona de Amenities, la altura de este patio queda rematado en parte con la gran cubierta.

Durante el intenso proceso de remodelación el arqueólogo residente encontró muchas piezas originales que datan del período original como botellas y vidrios mismos que se incorporaron como parte del diseño gráfico y la comunicación visual de La Purificadora.

Este recinto hotelero realizado por la firma Legorreta + Legorreta fue acreedor a diversos premios cómo: Honor Award a la categoría de diseño de interiores, por AIA (2007).
Hospitality Design Award, por Hospitality Design Magazine (2008). International Architecture Award por el Chicago Athenaeum Museum of Architecture & Design (2008).
Medalla de Plata X Bienal de Arquitectura Mexicana (2008). PRISMA Premio de Interiorismo Mexicano (2012).

La Torre BBVA Bancomer

La propuesta nació del emplazamiento y su sentido de lugar para generar un edificio que respondiera a las aspiraciones de BBVA Bancomer para su nueva sede en la Ciudad de México. La torre diseñada por la firma de arquitectos Legorreta en colaboración con Rogers, Stirk, Harbour + Partners y se basa en la reinterpretación de la organización tradicional de un espacio para oficinas, ofreciendo una variedad de nuevos entornos de trabajo para todos los usuarios, enriqueciendo el modelo universal de espacio comercial. De esta manera, se explora una arquitectura que promueve un sentido de comunidad y que dota al espacio de un entorno más sano y eficiente.

La Torre BBVA Bancomer

Fotografía de: Ma. Dolores Robles Martínez

La arquitectura de la Torre BBVA Bancomer es producto de la cultura mexicana actual, creando un diálogo entre los aspectos más tradicionales con otros más pertenecientes al panorama contemporáneo.

 

Share This:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *